miércoles, 3 de agosto de 2011

Capitulo 2 (Los Chicos De La Casa Carolina)

-Aqui les tengo mi sorpresita del dia.....El cap 2 de (Los Chicos De La Casa Carolina)....ya que todo el mundo quiere saber como exactemente es la casa....aqui se los dejo...A.T.T: Siria <^-^>
                                     Capítulo 2: ¿Casa? Conmoción.
Narrado por: Juan

-Carolina mi bella sobrina, se encontraba viendo por la ventana del carro fascinada con un poco del brillo de su mirada que había perdido, después de esa noticia la noticia que la dejo muerta por dentro, después de aquello había perdido el brillo de sus ojos y aquella sonrisa radiante tan verdadera. Esa horrenda noticia se convirtió en un horrible secreto entre nosotros dos, yo sabía que aunque ella aparentara estar feliz en realidad sufría y sufría mucho, el chofer aviso que ya estábamos cerca,  ya estábamos por  llegar a la casa de la cual no tenía ni idea como era,  mi sobrina estaba fascinada con el paisaje que ni siquiera se di cuenta de lo que dijo el chofer.

- Tal vez de pues de todo no fue mal idea este viaje – Pensé observando a mi sobrina. Mi sobrina era igual que su madre, tiene el cabello rubio con unas partes más oscuras que otras, test blanca, ojos azules marino y es muy perfilada.Cuando me di cuenta ya habíamos llegado mi sobrina también se dio cuenta y bajamos. Mi primera reacción al ver la “Supuesta Casa” fue de confusión total se notaba en mi cara lo que pensaba que era – Que rayos significa esto -

Carolina: ¿Entonces tío te gusto la “Casa”? Pregunto con una sonrisa divertida deletreando Casa.

Yo:Después de que salí de mi confusión pude decir – ¿Pero que rayos es esto? Esto no es una casa –  Exclame mirandola reprochadoramente a mi sobrina a la cual le hacía mucha gracia esto, trataba de ocultar la gracia que le hacía esto pero no podía y empezó a reírse.

Carolina: ¡Para mi si es una casa! – Dijo entre risas, tenía tiempo que no se reía así pero como se le ocurrió comprar esto, si a eso no se le podía llamar una casa.

Yo: ¿Qué parte de esto te parece una casa? – Pregunte alucinado mientras señalaba a la “supuesta casa” que en realidad era del tamaño de una redoma era exageradamente grande. La supuesta casa era realmente una gigantesca mansión, según para ella eso era una casa pero para a mi no, como va ser una casa si parecía juntaras dos casa de cómo tres plantas, una edificio de tres plantas con una pequeña torre arriba, en la parte de adelante otra torre todo de color negro y en blanco para resaltar los detalles. Creo por la expresión que tenía en la cara mi  sobrina estallo en risa – No te rías pero si esto parece qu…Y no pude continuar porque me interrumpió.

Carolina: ¡Ok! ¡Ok! Ya se – Dijo con diversión – Yo se que este no era lo que pensabas que iba ser, pero yo no voy  a ayudar, solamente a tres pelagatos. No Señor! Me rehusó, además este tiene todo el espacio y equipo necesario para ayudar a cualquiera con su problema – Dijo tratando de excusarse.

Yo: La mire un rato y luego le pregunte – ¿Lo hiciste por la  comodidad verdad? – Vi como su cara cambiaba en el acto de tranquila a impactada me dio tanta risa, pero aguante para no reírme.

Carolina: ¡Como lo supiste! – Dijo totalmente sorprendida y con los ojos como platos. Después como que se dio cuenta que dijo y agrego –Este…no es eso si no que bueno, para que cada quien pueda tener su privacidad y bridarle su espacio personal a cada quien, eso es muy importante.

Yo: ¿Entonces es para que se sientan como en casa? – Pregunte siguiéndole el juego  - Pues claro – Respondió en el acto – Entonces es para tengan espacio personal, se sientan seguros, no se impaciente y eso – Dije – Ajan eso mismo – contesto tranquila – Entonces es para que puedas tener tu espacio libre, puedas descansar sin interrupciones y para no presenciar cosas que no quieras – Exacto – Dijo con una sonrisa que cambio en el acto cuando se dio cuenta, que cayó redondita en mi juego y me lanzo una mirada asesina la cual me dio risa.

Carolina: Abrió su boca como si me fuera a matar, pero como que lo pensó mejor y dijo con molestia – Da igual – haciendo su puse de que no me importa y volteando para otro lado. Con eso ya no podía aguantar la risa y me reí con todas las ganas del mundo – Esta Sobrina mía es un caso serio – Pensé mientras seguía riendo, luego mi sobrina volteo y me miro con una media sonrisa en su cara que solo duro segundos antes de que empezara a reírse.

Carolina: ¡Al fin! El lobo malo se ha reído – Dijo Con diversión y contenta a la vez.

Yo: Sabes que el lobo malo te puede comer – Dije sonriendo y acercándome a ella para hacer mas drama.

Carolina: Ahí NO! El lobo me quiere comer – Dijo con angustia dramatizada, aunque sonreía de oreja a oreja, luego se me abalanzo encima y me dio un abrazo.

Carolina: Te quiero tío – Dijo mientras me sonreía.

Yo: Claro como ya sabes que no me voy a poner a la casa – Dije mirándole mientras le sonreía.

Carolina: Por eso te quiero tanto – Dijo mientras me daba otro abrazo.

Yo: Te aprovechas porque sab…Y no pude continuar porque me interrumpieron.

Mmm…Disculpe pero ya podemos firmar el contrato – Dijo un total desconocido que salió de quien sabe donde – OH! Disculpe olvide presentarme yo Daniel Harrison soy el encargado de los tramites de la casa, ustedes deben ser el Sr. Juan y la Señorita Carolina ¿Verdad? – Pregunto confiado, le calculaba unos 26 años, tiene el cabello marrón, ojos negros, test morena y es como de mi tamaño. 

Carolina: Si, somos los mismo, bueno muéstrame los papeles y encantado de conocerte Daniel – Dijo mientras extendía su mano la cual, Daniel estrecho y después se fueron hablar de la casa que si esto lo otro, los tramites y demás. Aunque Carolina solo tenga 16 años ella es dueña de múltiples empresas alrededor del mundo, ella es muy habilidosa para los negocios, Carolina se graduó muy rápido ya que siempre la subían de curso porque ella sabía bastante, desde los 14 años empezó a trabajar con su papa y era excelente por eso cuando murió su papa, la empresa no se cayó en banca rota ni nada. Tampoco se fueron clientes porque todos conocían lo capas que es Carolina, ni tuve que hacer una intervención, yo también tengo unas cuantas empresas pero no tantas comparadas a las de Carolina.

Después de que terminaran de arreglar lo del trámite, la firma de los papeles de la casa y lo demás. Daniel le entrego las llaves de la mansión porque eso se puede llamar de otro modo, Ah carolina le brillaban los ojos como cuando un niño que le das su caramelo favorito así mismo le brillaban los ojos a Carolina.

Daniel: Espero que disfruten de su nueva casa – Nos dijo mientras le entregaba los papeles de la casa a mi sobrina.

Carolina y Yo: ¡Por supuesto! – Dijimos al mismo tiempo y después Carolina Pregunto con curiosidad – 
Daniel ¿esta casa tiene nombre? – Yo me preguntaba a que se debía esa pregunta.
Daniel: ¡Pues la verdad no! – Dijo, en cuanto dijo eso mi sobrina se puesto muy feliz.

Carolina: ¡Qué bueno! – Dijo casi que dando saltitos de lo contenta que estaba – Así que le puedo poner un nombre – Dijo aun más contenta.

Yo: Me imagine el grandioso nombre que le pondría mi sobrina a la casa, sería un nombre en brasileño o en otro idioma que como la llamaría, así que con mucha curiosidad le preguntamos Daniel y Yo – ¿Cómo se llamara la casa? A lo que respondió ella muy emocionada.

Carolina: Pues la llamare “CAROLINA” – Dijo con una sonrisa…la cara que pusimos fue de incredulidad y un toque graciosa…. - Esta sobrina mía no puedo haberle puesto nombre mejor – Pensé mientras la veía, por las caras que pusimos ella pregunto.

Carolina: ¿Qué? ¿Acaso no les gusto? – Pregunto viéndonos como si no, nos entendiera.

Yo: Daniel se quedo callado y yo le conteste incrédulo  - Carolina de verdad le vas a poner ese nombre, no sé yo pensaba otra cosa – Ahí! Sobrina tiene una gran imaginación que me sorprendes de veras – Dije con sarcasmo intentando no reírme.

Carolina: ¡Aish! Que fastidio con ustedes, estaba bien se llamara “Los Chicos De La Casa Carolina” Felices – Dijo molesta y se dirigió a la puerta de la casa sin esperar respuesta, hasta que se acordó que Daniel existía y se voltio le dijo antes de entrar a la casa – Chao Daniel! Espero verte en otra ocasión – Dicho eso se entro a la casa.

-Me despedí de Daniel y entre a la casa, esperando que mi sobrina tuviera mejor genio, pero para mi sorpresa mi sobrina cargaba un ánimo espectacular y una sonrisa de oreja a oreja cuando me vio me dijo.
Carolina: Tioo! Anda bañarte y a vestirte – Dijo sonriendo mientras agarraba su maleta.

Yo: ¿Porque tengo irme a bañar? ¿Que acaso vamos a salir? – Pregunte desconcertado que claramente se podía ver en mi rostro.

Carolina: Pues claro que vamos a salir…no pretenderás que en nuestro primer día aquí, me quede viendo el pasto crecer – Dijo incrédula – Además que tenemos que  ir viendo lugares, para ver donde encontramos a nuestro primer prospecto para ayudar – Dijo como si estuviera hablando de una muestra medica, mientras agarraba su maleta y empezaba irse  a su cuarto pero antes de irme me dijo donde se encontraba mi habitación.

-Aunque mi sobrina me había dicho donde quedaba mi cuarto, esta casa era tan exageradamente grande que me perdí como 80 veces, un hubo momento que pensé – Donde Diablos Estoy – ya que ni siquiera sabía con exactitud donde me encontraba, pero para mi suerte voltee hacia una esquina y pude encontrar al fin mi cuarto. Después de eso me fui a bañar y luego cuando termine me vestí con una camisa azul oscuro, un pantalón negro y unas botas negras, ya estaba listo así que decidí bajar, pero me paso exactamente lo mismo para poder encontrar la sala, cuando al fin llegue vi caminando a mi sobrina caminando de un lado al otro impaciente y cuando me vio me dijo.

Carolina: ¡Al Fin! ¡Milagro! Exclamo mientras caminaba a la puerta para salir – Vamos pues – Me dijo mientras abría la puerta y salía, yo la seguí y salimos el chofer estaba esperándonos afuera, seguramente Carolina lo había llamado.

-Carolina le dijo al chofer que nos llevara al centro comercial Medellín, Carolina después de que le dijo eso al chofer se puso a ver por la ventana del auto, como cuando habíamos llegado, yo solo me puse a pensar. Que como haríamos cuando encontremos a esa persona que necesitaría de nuestra ayuda, mi sobrina sería capaz de ayudar…. Carolina interrumpió mi pensamientos cuando le grito al chofer - ¡ALTOOO! – El chofer paro de golpe….y yo no pude evitar el golpazo que me di en la cabeza, cuando deje de ver estrellitas voltee y no vi a mi sobrina, cuando vi por la ventana la vi corriendo a quien sabe dónde, reaccione, me baje del carro y empecé a corre tras ella, de pronto vi  a donde se dirigía, se dirigía hacia un joven que se encontraba tendido en el suelo, parecía un vagabundo con razón salió corriendo así, cuando llego hasta el joven se arrodillo junto a él.

Narrado por Carolina:

-Estaba fascinada viendo el paisaje de la ciudad, era tan bello, pero de pronto algo llamo mi atención, era un joven, parecía que era un vagabundo, no coordinaba bien sus pasos se movía de un lado a otro como si estuviera a punto de caerse, cuando ya estaba a punto de desaparecer de mi vista me voltee y vi cuando caía directamente al piso, eso debía de doler, sentí una gran preocupación y antes que hubiera dado cuenta ya le había gritado al chofer – ALTO – El carro hecho un frenazo y apenas se paro. Salí corriendo del auto, hacían donde se encontraba el joven tendido en el piso, mi dio coraje al ver como la gente que estaba alrededor no hacía nada por ayudar. Y de paso se quedaban viendo como si el joven fuera una atracción, eran unos estorbos, me adentre entre todo ese gentío que había a empujones, codazos y unas más que otras patadas para que se quitaran del medio, esperaba que joven se encontrara bien.

-El joven tiene el cabello negro, creo que de test blanca la suciedad no me dejaba saber muy bien, sus ojos ni idea estaba tirado en el piso parecía inconsciente, cuando llegue a él después de haber atropellado como 50 personas que eran un verdadero estorbo en mi camino, me arrodille junto a él trate de darle la vuelta ya que había caído boca abajo, para ver si respiraba, me costo moverlo muchísimo yo no era Hulk…pero hice lo que podía y lo voltee, revise si aun respiraba y gracias a dios sí.

-De pronto sentí que me agarraban la mano, me eche un susto de muerte, pero después vi que era el joven y me pregunto antes de desmayarse – ¿Eres Un Ángel? – Cuando me dijo me dieron ganas de vomitar, me dio asco y de todo, no por lo que dijo si no que, cuando hablo me llego un fuerte olor a alcohol, me mareo del tiro. Pero tenía que concentrarme, trate moviéndolo para ver si reaccionaba y no funciono, así que le metí una cachetada pero la cachetada bien dada y nada, solo sirvió para dejarle una linda marca de recuerdo, de pronto sentí que me tocaron el hombro y me engrinche como un gato, hasta que vi que era mi tío - Es que acaso hoy me quería matar dio un susto ¡Dios! – Pensé mientras sacaba mi teléfono y llama a un hospital, en eso mi tío me pregunta.

Tío Juan: ¿Como Esta? Pregunto mientras lo observaba  mirando si tenía un corte o algo.

Yo: ¡Ni idea! Tío no lo mires tanto y llavéalo al carro, tenemos que llevarlo a un hospital ahora mismo – Le dije mientras que empezaba marcar al hospital para que estuvieran preparados para cuando llegáramos, mi tío lo cargo y lo llevo al auto, de camino al hospital le explicaba una doctora en qué estado se encontraba el joven cuando lo encontré, una vez que llegamos los doctores y los ayudantes se los llevaron en una camilla, esperamos en la sala de espera, a ver que nos decían pero ya habían pasado 40 minutos exactamente y ni una señal de humos daban, ya me estaba desesperando y estaba que casi  le hacia un hueco al piso de tanto caminar de aquí a allá, esta que por fin una doctora se acerco y unos dijo que ya encontraba estable, que podía verlo solo un ratico, ya que había tenido una sobre dosis de alcohol y que estaba muy desnutrido, yo me acerque a la habitación donde se encontraba, tenía unas cuantas cosas puestas entre ellas un respirador.

-Parecía que le habían echado un baño, ahora estaba impecable, su piel era hermosa y tenía un lindo cabello, pero lucia flaco y poco pálido, me acerque a él y le acaricie el pelo estaba suave como la seda, no sé cómo pero en estas pocas horas le había agarrado aprecio, de locos verdad solo había pronunciado tres palabras antes de desmayarse y aparte parecía que era alcohólico, no parecía muy mayor que le calcula más o menos la misma edad que yo, su cara reflejaba dolor y sufrimiento, me pregunto qué será lo que le causa ese dolor, ya lo había decido lo iba ayudar, si iba a ayudar a este bello durmiente (Ese será su nombre temporal hasta que sepa su verdadero nombre) la doctora y mi tío entraron al cuarto, ya que doctora  quería decirme algo sobre él.

Narrado por Juan:

-Mi sobrina lucia realmente desesperada caminando de aquí a ya hasta que al fin salió una doctora, que la tranquilizo cuando ya le dijo que se encontraba estable y que lo podía ver por ratico, hay mismo mi sobrina se fue a verlo, ya sabía por dónde iba la cosa mi sobrina le había agarrado cariño, la doctora se quedo hablando conmigo de su estado, dijo que si seguía así podía dañarse seriamente el estomago o morir, tendría que hablar con mi sobrina, porque sabía que se iba a poner de terca con querer  ayudarlo y yo no estaba seguro si pudiera, podía ser peligroso y no iba permitir que dañara a mi sobrina, ya tenía suficiente sufrimientos en sus hombros como para mas, además que las personas con problemas de alcohol las tenían que tratar especialista no una chica de 16 años inexperta.

-Parece que la doctora se dio cuenta que no le estaba parando ni papa así que me dijo, que iba a hablar con mi sobrina y se dirigió al cuarto, yo le seguí, cuando llegamos mi sobrina se encontraba sonriendo dulcemente mientras veía al joven,  apenas se percato de nuestra presenciaba, se puso hablar con la doctora, le pidió una libreta y bolígrafo para escribir, cuando la doctora se lo paso, ella empezó a anotar todo lo que le decía la doctora, sobre que debería comer, le hablaba de unos buenos especialista para las personas con problemas de alcohol, le dio algunos consejo y  mi sobrina le pidió que también le pasara información sobre unos buenos psicólogos. Yo veía como hablaban en un rincón del cuarto, el joven se encontraba profundamente dormido, me imagine que lo habían sedado, una vez que la doctora salió me dispuse a hablar con mi sobrina.

Yo: Carolina tenemos que hablar seriamente – Le dije serio para que notara que era importante  el asunto y para que me prestara atención.

Carolina: JUAN WESLEY! Ya sé por dónde vas a empezar y de una vez mi respuesta es no – Me dijo molesta….Esta sería la Azaña mas difícil de mi vida, tratar de convencerla a mi sobrina que era una mal idea que ayudara a este joven.

-Empezamos a discutir pero después de un rato largo, Carolina salió ganando que raro verdad, no sé cómo le hacía para siempre ganar nuestras discusiones, aparte que tratar de convencerla a ella de algo extremadamente difícil es misión imposible. Es más terca Gujan…y ni idea quien Gujan, el punto es que es tan terca, defiende a capa y espada su punto hasta que al final terminas rindiéndote, cuando algo se le mete entre ceja y ceja es imposible que se lo quites, después de un rato en el hospital, decidimos irnos aunque Carolina se quería quedar, pero le dije que vendríamos mañana temprano, porque si no se hubiese quedado, cuando llegamos a la casa ya era tarde.

-Pensé que mi sobrina se iría a costar pero no, bajo su laptop y se puso en la sala, a atender unos negocios que necesitaban sus supervisión, yo también me puse en los mismo, me asistente me había enviado papeles que necesitaban mi autorización, que los leyera, parecía que por lo menos seria una noche tranquila me hice café y le prepare una mi sobrina como le gusta,  se lo entregue y seguí revisando mis papeles tranquilamente hasta que sonó el celular de Carolina que se encontraba como 5 metros de donde estaba, Carolina a salió corriendo para agarrar su teléfono, se llevo un mueble por el medio, se dio un golpazo durísimo en la pierna que, ah empezado saltar en un apierna como si fuera un canguro y después que casi si echa una matada bella que si no fuera por el mueble cae de cabecita al piso, después de todo ese ajetreo Carolina al fin contesto el teléfono.

Carolina: ¡Alo! Con quien tengo el gusto de hablar – Dijo tranquilamente como si hubiese pasado por una gran golpiza antes de llegar al teléfono o como si no le doliera el pie.

-Ya que estaba tan tranquila, no le pare  y seguí en mi trabajo, hasta que Carolina pego un grito durísimo, que hizo que me atragantara con el café.

Carolina: ¡LILIAN! – Grito a todo pulmón con una cara de sorpresa - Eres tú Lili….Lili ¡oh cuanto tiempo! – Dijo muy feliz y se fue caminando mientras hablaba por teléfono.

-¡Dios! – Exclame esta sobrina mía me iba a dar un infarto un día de estos por su culpa, seguramente ahorita se encontraba dándole la vuelta a toda la casa mientras hablaba, ya que tenia la costumbre que cuando hablaba por teléfono se ponía a caminar, desee que hoy fuera una noche tranquila, así que empecé a seguir con trabajo, hasta que después de unos minutos Carolina viniera gritando.

Carolina: ¡Tío! ¡Tío! ¡Tío! – Gritaba mientras corría hacia mí y después se me lanzo hacia mí, casi me hace caer – TIO! Adivina, Adivina – Dijo emocionadísima.

Yo: ¿Que paso? ¿Porque tanto jaleo? – Le pregunte totalmente desconcertada y sorprendido ya que estaba recuperándome de mi shock inicial.

Carolina: Pues veras….Mi mejor amiga Lilian….ósea Lili me ah llamado y me dado una increíble notica – Dijo que sonriendo de oreja a oreja.

Yo: Y se puede saber ¿cuál es esa increíble notica que ha ocasionado semejante jaleo? – Pregunte ya que tenía que ser una muy buenas noticia porque si no mi sobrina no estaría tan contenta. 

Carolina: Pues veras…LILI se ha encontrado dos hermosísimos…..


8 comentarios:

  1. kyaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! q super capiiiii!!!! me encantooo y me mencionasteee!!! ya puedo empezar a hacer el proximoo capi de mi historiaaaa!!! graciassss te quedooo geniaallll!! hablamos x email!!! un besoteee!!!

    ResponderEliminar
  2. MEee haaa encaantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaadoo :DDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD! hahaa pusoiste a lillian, xDDD! esperaee el siguieentee caapi :)

    ResponderEliminar
  3. Una mansion? o__o
    Y el tio ese que es, un vampiro? Espero que no.
    Los capitulos son muy largos, y me parece un poco lioso eso de ir alternando los puntos de vista. A ver si empieza la acción prontito, de momento todo me parece muy introductorio...

    ResponderEliminar
  4. ja ja ja pobre tío juan me imagino
    la exprecion de su cara al ver su "casa"
    Me ha gustado mucho, así que a los dos
    niños los llevaran a la mancion.
    Besos,Nadia.

    ResponderEliminar
  5. q cosa la tuya de dejar todo en la mejor parte, sube el proximo pronto a me va dar algo, q pasa con el chico del hospital????? necesito saber!!!!

    ResponderEliminar
  6. Me gusta lo caritativa que es Carolina y pobre haber que le va pasar ahora y su tío es muy dulce que paciencia tiene. Te mando un beso nena y que te vaya bien en tu viaje y te me cuidas mucho mi niña

    ResponderEliminar
  7. Q onda vaya exelente capi pero...QUE DOS Q !!! rayos tendre q esperar pero muy bueno enserio, ya quiero q pongas el otro capitulo, por el momento yo ya soy tu fan XD

    Saludozz...

    ResponderEliminar
  8. te dije que me estaba volviendo adicta a esto! .. bueno, es que me moría de ganas de leer ñ.ñ y valió la pena ¡estuvo genial! que más pasará con Carolina y su casa de ayuda? o.O mañana sigo leyendo por que ahora sí voy a hacer matematicas T.T cuidate, bye!! =P

    ResponderEliminar